miércoles, 2 de diciembre de 2009

CREDO



Frecuentar las farmacias que administran buen láudano,
que saben ajustar la dosis de azafrán,
de vino blanco,
de opiáceos.

No mitiga el dolor cualquier extracto.
Cualquier puñal no acaba en puñalada.

Te lavaré la ropa.
Seré la lavandera este diciembre,
en tu pesebre,
de orfebre.

La Navidad es blanca.

Virgen María,
Madre de Dios,
Inmaculada Concepción,
te ensombrecen mis pecados,
te entristecen.

No se rezan otros rezos,
sólo esta letanía clama al cielo.

Quizá no sepas de qué se trata.

Cualquier sonido no impresiona mi oído.
No se templan los ánimos con cualquier balsámico.

Voy a asistir a todos los Oficios.
Voy a ser la primera en adorar al Niño,
en recibir la Comunión,
en estar de acuerdo.

Te enumero gravemente los Misterios.
Tú me escuchas a lo lejos,
te haces eco.

Cordero de Dios,
Cristo Redentor,
Cabeza del Ángulo,
Luz del Mundo,

¿contra qué arremetes?

2 comentarios:

Carmen dijo...

me redimes, tremenda. Ese es mi pecado inconfesable.

EL LOBO dijo...

Feliz vanidad, Barbie-turicos...

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.