miércoles, 28 de octubre de 2009

Nunca vi a una corneja volar tan alto

No voy a permitir
que mueras este sábado.
Este sábado en el que cualquier cosa
es posible
menos tu muerte.


Habrá que pasar por alto
las barreras arquitectónicas,
lo difícil que es avenirse contigo,
llegar hasta tu barrio,
decir que no.


No voy a permitir
que seas paseriforme,
que seas pájaro córvido,
que te arrepientas.

Este sábado no.
Este sábado en el que cualquier cosa
es posible
menos tu muerte.


Y te sacarán los ojos.

3 comentarios:

Carmen dijo...

yo hacía tiempo que no descubría un mito vivo, como tú.

tremenda, que escalofríos me das, escalofríos de otoño inventado, pero qué lujo...

Clara dijo...

me encanta
tiene un ritmo extrañamente religioso


gracias por seguir mi blog de poesia

Isa dijo...

Puede que un sabado cualquiera te muerdan tus ojos por dentro,se hallen parados los tiempos de tu corazón será que ese sabado dejarás tu poesía morir, me encanta esta poesía es intimista e irónica.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.