viernes, 24 de julio de 2009

Se me acabó la sal.

Le puse azúcar.

En plena canícula.
Dejarme llevar a engaño.
Porque me dejé.
Me abandoné.
En una gasolinera,
cerca de Vallvidrera.
No supe ir más allá,
irme más lejos.

En plena canícula.
Para que pareciera un espejismo,
un accidente,
para tus ojos y los míos.

-¿Un poco más de azúcar, querido?

No aguanto este calor.
Pero lo aguanto.

Pienso en la nieve derretida.

domingo, 12 de julio de 2009

Arcángel Gabriel


pero llegaste tú
con tu manto de invisibilidad
con tus patillas
con la cabeza de Herodes en la mochila

pero llegaste tú
como caído del cielo
a lomos de tu gato negro

me habría enamorado de ti
en la unidad de quemados
a los tres años
te habría querido desde entonces
salvando las señales de peligro
indicando el camino hacia Egipto

pero llegaste tú
dejándote abrazar
dejándome abrazar

menos mal que llegaste
aunque llegaras tarde
.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.