sábado, 7 de marzo de 2009

J.K.Rowling o Menos da una piedra.


Podría contaros la historia
de la ciudad que se extendía
más allá de la ciudad...
Pero no llego.

Podría partir de cero en biología,
olvidar si nací hombre o mujer.

Podría enamorarme de una piedra:
la piedra angular,
la filosofal,
la primera piedra,
la que tritura el grano en el molino,
la pómez,
la silícea,
la piedra del escándalo...

...Las que tiro contra tu tejado,
y escondo la mano.

Porque no llego.
No consigo llegar.

Qué fácil resolver así esta historia,
la de la ciudad que se extendía
más allá de la ciudad...

Para no dormir.
Para asistirte durante la noche,
la noche de los tiempos,
la noche toledana,
la noche polar.

Seis meses de oscuridad
entre tu meridiano y el mío.

Porque no llego.
No estoy en el lugar que expreso.

3 comentarios:

Oscar García dijo...

La ciudad que se extiende más allá de la ciudad se extiende también más allá del entendimiento.
Es como tratar de atravesar un arcoiris.
A veces yo no llego a entender tus palabras, pero igualmente me gustan, y ahí están.

Los besos son más dulces
si se acompañan con versos,
las miradas más alegres
si no son empañadas
con esas lágrimas saladas.

Gwynette dijo...

Continúo diciendo cuanto me gusta lo que escribes y como lo escribes ! :)
Ayer, estube en Youtube mirando los vídeos de Metrópolis..todos!, los de la versión coloreada, también.
Felíz coincidencia...:)
Un beso

Carmen dijo...

tú y yo un día tenemos que conocernos. Eso ya debe estar escrito en alguna parte.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.