sábado, 17 de enero de 2009

Por los desfiladeros de la moda:

En Barcelona. A la orilla del mar. Con el viento de cara.
Resetearme.

No pensar en cuando la noche cae,
no pensar en las cosas que se caen.
Pasarme la gravedad por el forro de los cojones.
Ser el animal que imagino.
Darte el bote.
Entre los cañaverales.
Incondicional.
Sin condiciones.

Colgada en la invidencia del principio de siglo,
retrocedo,
para no llegar al sueño.

En Verona. A cualquier hora.
Como si no fuera conmigo.
Como si no tuviera yo completamente entera la culpa toda.

Qué amantes tan trágicos,
qué inoportuna la alondra.

Y retroceso.
Retrocedo,
para no llegar al sueño.

2 comentarios:

Alter ego dijo...

Una vez estuve en Barcelona de vacaciones. Me entrillé la mano con la puerta del hotel.

Lilya Nuratis dijo...

llegue insomne a este rincon
quede encantada
seguire visitandote (si no es molestia)

besos
Lilya

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.