miércoles, 21 de enero de 2009

Parda en verano,blanquísima en invierno.

No tengo novio.

Katrina se lo llevó todo.

No hace falta ser un huracán
para quitarme a mí el novio,
pero tuvo que llegar Katrina
para que yo me diera cuenta,
para sincronizar nuestros relojes,
para cantarme las cuarenta.

Menuda pájara Katrina,
menuda arpía.
Una cíngara tramposa y embustera,
una fulera.

Yo ahora colecciono piedras silíceas.
Jaspe,ágata,amatista.
Piedras semipreciosas,silicatos.
Pedernal,bauxita,feldespato.

3 comentarios:

Alter ego dijo...

Dar miedo es un poder que todo el mundo agradece.
No pensar es querer llevarte al lago y llevarte al huerto.

FER dijo...

¿Y por qué los huracanes y similares siempre tienen nombre de mujer?

Carlos dijo...

creo que este es uno de mis preferidos...siempre te lo he dicho

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.