miércoles, 21 de enero de 2009

Con más o menos derramamiento de sangre.

Has quebrantado todas las leyes,
también las divinas.
Hay mucha irritación en el Congreso.
Con corona de espinas unos días,
con levantamiento de palmas otros días.
En pleno miasma.
En la noche oscura del alma.
Me has amasado como pan,
me has modelado a tu antojo.
Pero voy a salir igual volando,
cortando el aire,
cualquier día de éstos,
por encima de todos los ejércitos,
con los labios muy pintados,
con mi hermano.
Eres el último mono,
no hay nadie después de ti,
cientos de tuberías chirriando,
una enorme cloaca echando pestes.

3 comentarios:

Antífona dijo...

ESTO ES UN GENIALIDAD BESTIALMENTE SUTIL, COMO SOMOS LAS MUJERES, JEJE
Diariamente me nutro de estas bellas osadías, gracias.

Alter ego dijo...

Desde que no eres rubia te miro las rodillas...

María Lasciva dijo...

En plena ejecutoria del miasma...

Encantada de leerte.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.