jueves, 29 de enero de 2009

Amadeo Sajón es un jubilado de 73 años.

Con el final del invierno llegan los vientos secos a esta villa.
Aquí nada puede sobrevivir de manera permanente.
Somos extremadamente vulnerables a los elementos.

Un tábano cualquiera.
Cualquier insecto díptero.
No me verías.

Lo de Amadeo sí tiene mérito.
Amadeo Sajón cruzó el Atlántico
en sólo treinta y seis días.
Allá por el cincuenta y cuatro.
Estilo libre.
A veces mariposa,
a veces crol.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.